Inicio Foros Álbum de Fotos Buscar Registrarse Entrar
  Manifiesto Comarca de Molina de Aragón Ver tema siguiente
Ver tema anterior
Publicar nuevo temaResponder al tema
Inicio » Foros » Anuncios » Manifiesto Comarca de Molina de Aragón
Autor Mensaje
Jorge
Jorge Serra
Web Crew


Registrado: 24 Sep 2002
Mensajes: 161

MensajePublicado: Jue Ago 12, 2010 3:23 pm Responder citandoVolver arriba

Texto íntegro de la primera jornada reivindicativa de la asociaciones de la Comarca de Molina de Aragón del 11 de Agosto de 2010.

Cita:
Ciudadanos y ciudadanas, amigos y amigas de esta comarca de Molina de Aragón:

Hoy nos hemos citado en Molina la mayoría de las asociaciones y movimientos ciudadanos de la sociedad civil de nuestra comarca, para conocernos más y mejor, para salir de una vez por todas de nuestro restringido sentimiento de pertenencia a un lugar menor y mostrar así nuestra voluntad de que sólo juntos, en comarca, podemos avanzar por este tortuoso camino por el que discurre el devenir de nuestra tierra.




Cita:
Tal como nos definimos en el manifiesto emanado de la asamblea del pasado mes de abril en El Pedregal, somos un movimiento unitario que agrupa a una gran parte de las asociaciones de la sociedad civil de la comarca de Molina y que nos une a todos el afán de luchar por la supervivencia de nuestra comarca y de sus pueblos, por su desarrollo y por una calidad de vida acorde con la época actual.

Nadie que diga querer a su pueblo y a su tierra puede ser indiferente a la situación de decadencia en la que se encuentra nuestra comarca. Desde los años 60 nuestros pueblos comenzaron a vaciarse y sus vecinos buscaron, legítimamente, un futuro mejor en ciudades y áreas periurbanas de la España rica. En aquel entonces nos hallábamos en el más vergonzoso de los atrasos, sin más recursos que los que daban las labores, los pastos y los montes. Desde luego la emigración fue la única solución posible ante aquel panorama, pero tampoco el desarrollismo de aquellos años, tuvo ningún empacho en promover la sangría poblacional del medio rural español, en vez de favorecer su desarrollo endógeno.

La llegada de la Democracia pudo haber traído un alivio a nuestra tierra puesto que la Constitución recoge el derecho del medio rural al desarrollo, a atajar los desequilibrios entre la ciudad y el campo, y una especial atención a las áreas de montaña, como la nuestra, enclavada en pleno Sistema Ibérico. Asimismo, el Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha, aparte de la consabida atención que se da al territorio de Molina de cara a un hipotético desarrollo institucional nunca logrado, también contiene el desarrollo rural como uno de sus objetivos prioritarios. A pesar de todas estas bellas declaraciones de intenciones, y a la vista de lo sucedido en las tres últimas décadas, se puede concluir que no sólo no se ha recuperado población en los pueblos de la comarca sino que no ha habido voluntad real, palpable, de que esto sucediera.

Sería injusto no reconocer, sin embargo, que en estos años nuestros pueblos han mejorado en infraestructuras y servicios, debido al trabajo y a la buena gestión de alcaldes y concejales que, con el único interés de que sus pueblos vayan adelante, pasan horas y horas trabajando para que su municipio mantenga el nivel de bienestar que legítimamente merece. En estos años se ha visto cómo las calles de los pueblos se iban pavimentando, cómo los servicios de agua potable, saneamiento y alumbrado público mejoraban, y cómo los pueblos se iban equipando para cubrir las necesidades básicas de su población.

Ahora bien, con la misma franqueza que reconocemos su mérito dentro de cada municipio, decimos que venimos echando de menos desde las primeras legislaturas de la Democracia una política municipal que superara la acción exclusivamente local, dado que la mayoría de los problemas que nos afectan en cada pueblo sólo se pueden resolver en el ámbito de la comarca, haciendo un frente común intermunicipal con el que intentar conseguir unos equipamientos, infraestructuras y servicios acorde con las necesidades y demanda de nuestros días.

Son necesarias, medidas que pongan freno a la sangría demográfica que padecemos, que aborden de forma seria y contundente el grave problema de la falta de trabajo en esta tierra, con el fin de que los jóvenes dejen de seguir abandonándola como ha sucedido hasta ahora. Es triste seguir viendo cómo los chicos y chicas que salen a estudiar de nuestros pueblos no pueden regresar, no porque muchos no quisieran hacer su vida aquí después de su periodo de formación, sino porque en estas últimas décadas no se ha barajado ni la más remota posibilidad de invertir la tendencia al abandono de esta tierra.

Es por lo tanto necesaria una acción que favorezca la creación de empresas y la modernización de los sectores tradicionales, diversificando y ampliando la oferta de empleo, poniendo en valor todos los recursos de los que disponemos, ofreciendo una imagen atractiva y alentadora de esta tierra, una imagen tantas veces desdeñada, empobrecida, reducida, por una Administración que, bien por su lejanía, bien por su naturaleza urbanita, en el fondo jamás ha creído en nosotros.

En este sentido nos preocupa especialmente la actividad turística, por el momento una de las pocas alternativas económicas que podría poseer el conjunto del territorio. La Administración regional sólo está teniendo en cuenta hasta el momento el desarrollo turístico de zonas muy concretas incluidas en los últimos años en el Parque Natural del Alto Tajo. El resto de esta tierra queda, según estos criterios, como un espacio accesorio, sin interés para nadie, de modo que incluso la marca turística relativa a esta fenomenal política de desintegración comarcal se ha dado en llamar “Molina-Alto Tajo”, si bien Molina, aún figurando en primer lugar, hasta el momento, viene estando igualmente relegada poco más o menos al mismo lugar que el resto del territorio. Esta política discriminatoria se ha traducido en que sólo una mínima parte de la comarca ha recibido apoyo económico para la promoción del turismo, mientras que el resto, números en mano, no ha recibido ni un solo euro. Y preguntamos a los responsables de todo esto: ¿Es así como se pretende desarrollar realmente esta comarca?

También es sabido que, por fin, parece que se quiere poner en marcha el Programa de Desarrollo Rural 2007-2013 en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha. El hecho de que un programa que se aprobó hace tres años no se haya puesto en marcha aún, nos parece la mejor prueba del escaso interés de nuestro Gobierno Regional por impulsarlo. En todo caso, más vale tarde que nunca, y lo cierto es, que ahora se inicia un proceso en el cual, tras distribuir el campo de la región en 29 zonas rurales –una de las cuales es nuestra comarca-, se van a elaborar propuestas en todas ellas antes del mes de octubre a través de la participación de asociaciones e instituciones locales en mesas de zona, propuestas éstas, que se elevarán a la JCCM.

Exigimos que este programa, aplicado a nuestra comarca, no sea una más de las ya demasiadas iniciativas políticas que a bombo y platillo se han anunciado para sacar a esta tierra de la grave crisis en la que se encuentra y que, con miras demasiado cortas, se han quedado muchas veces en nada. Exigimos que este programa aborde con realismo y ambición los problemas estructurales que aquejan a nuestra comarca, que priorice los intereses comunes sobre los exclusivamente particulares, los territoriales sobre los locales, y que en él prevalezca la excelencia sobre la mediocridad. Sólo así, ciudadanos se podrá decir que este programa desea realmente el desarrollo rural de la región de Castilla-La Mancha y de esta comarca de Molina en particular.

Es pues, el momento indiciado de llevar a esas mesas y a la JCCM las medidas que ya recogimos en la asamblea de El Pedregal y que reiteramos aquí de forma resumida:

- Solucionar las fuertes carencias que todavía tiene el Centro Comarcal de Especialidades, sobre todo por falta de especialistas y medios técnicos.

- Mejorar el transporte escolar y las tres principales conexiones: con los coches regulares de viajeros de Madrid y Zaragoza; con los centros de salud y con Molina de Aragón para efectuar las gestiones cotidianas.

- Cumplir con lo prometido por la JCCM de iniciar la construcción de la autovía Alcolea-Monreal en el 2011.

- Garantizar la ejecución del Plan Provincial de Carreteras con arreglo a los pliegos de condiciones.

- Dotar del ADSL a toda la comarca a lo largo de 2010 como ha prometido la JCCM.

- Dar cobertura a la telefonía móvil en los pueblos que todavía no la tienen y poder escuchar las diversas cadenas de radio. Asimismo, eliminar de inmediato las zonas de sombra que ha causado la entrada de la TV digital.

- Aplicar la política que implica el ser una comarca deprimida, de plena ruralidad y preferente, apoyando con el 40% de ayuda todas las iniciativas productivas privadas.

- Rectificar la actual política pública de promoción que se está llevando con el turismo, por ser excluyente y marginadora de una buena parte de la comarca y de sus productos turísticos. El destino de las inversiones en promoción turística, deben abarcar a toda la comarca y a todos sus productos.

- Actuaciones silvícolas tendentes a atajar el lamentable y peligroso estado en que se encuentran los montes, a la vez que generar abundantes puestos de trabajo y fijar población. Debe darse prioridad a los ayuntamientos para poder contratar el personal que precisen las tareas silvícolas de cada municipio.

- Conceder ayudas suficientes para atender debidamente las tareas de conservación y mantenimiento de nuestros municipios, dotarlos de servicios básicos a través de multiservicios y apoyar a los municipios para que puedan disponer de viviendas suficientes para los nuevos pobladores.

- Proteger nuestro patrimonio natural, extendiendo figuras como el Parque Natural del Alto Tajo, el Monumento Natural de la Sierra de Caldereros, los Lugares de Interés Comunitario, etc. a un mayor número de espacios y elementos naturales, como por ejemplo, las áreas con árboles centenarios.

- Invertir en la promoción de la Cultura. Considerar que tanto la cultura heredada de nuestros antepasados como la más rabiosamente actual y universal deben de ser protegidas por las Administraciones, poniéndose en valor, formando parte de las disciplinas docentes y llegando ser un verdadero revulsivo socioeconómico de la comarca.

No obstante, aunque todo esto debe ser atendido y puesto en marcha por las Administraciones Públicas nada puede dejarse exclusivamente en manos de ellas. Por eso, eres tú, habitante, hijo y amigo de esta tierra, el que debes comenzar a implicarte, con espíritu crítico, con tu iniciativa, creatividad y esfuerzo en el desarrollo de la comarca. Nadie ha dicho que va a ser fácil. Tradicionalmente hemos sido una tierra de gente pasiva, muchas veces a la espera de que nos echen de comer desde fuera, muchas veces pidiendo permiso, mirando desde abajo al señor feudal o al cacique de turno para movernos, sin coraje para actuar en función de criterios propios. Hemos sido una tierra de gente terriblemente localista, enzarzada en el atávico e inexplicable rencor al pueblo de al lado, dando la espalda al territorio que nos circunda y ferozmente individualista, incapaz de emprender un proyecto común con el vecino, al que hay que derribar ante el menor atisbo de éxito por su parte.

Y sin embargo, a pesar de todo, nos hemos puesto en marcha y muestra de ello es, que nos hallamos hoy reunidos en una jornada sin precedentes en esta comarca. Ciudadanos y ciudadanas, amigos y amigas, somos de todo el territorio nacional una de las comarcas rurales que más está trabajando desde el ámbito de la ciudadanía para reivindicar sus derechos sociales. Y es que hemos sido y somos también una tierra de gente trabajadora, digna, capaz sacar rentabilidad a terrenos de labor no siempre buenos productores, a pastos muchas veces cubiertos de nieve, a montes de orografía imposible. Gente emprendedora que ha dado cientos de trabajos cuando -dentro y fuera de nuestra geografía- ha visto la más mínima posibilidad de negocio. Gente que ha ofrecido sus brazos y lo mejor de su ser en la producción fabril de otras zonas. Una tierra que ha dado talentos a universidades, institutos, escuelas, instituciones civiles, militares, religiosas, medios de comunicación, empresas de todo tipo, ONGs, partidos de todos los signos, sindicatos. Vecinos e hijos que hemos empezado a unir nuestra voz y nuestro esfuerzo, para que nuestros pueblos y nuestra comarca no caminen hacia el ocaso, sino hacia el progreso, hacia la calidad de vida, hacia el incremento de población, hacia la apertura de las escuelas que hubieron de poner el candado ¡Esta es la tierra que queremos! ¡Esta es la gente que necesitamos! Muchas gracias ¡Todos juntos por una comarca viva!
Ver perfil de usuarioEnviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:      
Publicar nuevo temaResponder al tema


 Cambiar a:   



Ver tema siguiente
Ver tema anterior
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro


Rueda de la Sierra © 2002 - 2017 (15 años online!)
Powered by phpBB